Cátedra de Derecho de los Mercados Financieros

Jurisprudencia



Fecha resolución:           



SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA (Sala Cuarta) nº T‑36/06 de 3 de marzo de 2010


PONENTE: Sr. O. Czúcz

«Ayudas de Estado – Transferencia de activos públicos a Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale – Decisión que declara que la medida notificada no es una ayuda – Criterio del inversor privado – Obligación de motivación – Dificultades serias»

En el asunto T‑36/06,

Bundesverband deutscher Banken eV, con domicilio social en Berlín (Alemania), representado por los Sres. H.-J. Niemeyer y K.-S. Scholz, abogados,

parte demandante,

contra

Comisión Europeas, representada por los Sres. N. Khan y T. Scharf, en calidad de agentes,

parte demandada,

apoyada por

Land Hessen (Alemania), representado inicialmente por los Sres. H.-J. Freund y M. Holzhäuser, posteriormente por los Sres. Freund y S. Lehr, abogados,

y por

Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale, con domicilio social en Fráncfort del Meno (Alemania), representado por el Sr. H.-J. Freund, abogado,

parte coadyuvante,

que tiene por objeto la anulación de la Decisión C (2005) 3232 final de la Comisión, de 6 de septiembre de 2005, relativa a la transferencia del Hessischer Investitionsfonds al Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale en tanto que participación sin voto,

EL TRIBUNAL GENERAL (Sala Cuarta),

integrado por el Sr. O. Czúcz (Ponente), Presidente, y el Sr. V. Vadapalas y la Sra. I. Labucka, Jueces;

Secretario: Sra. C. Kristensen, administradora;

habiendo considerado los escritos obrantes en autos y celebrada la vista el 9 de septiembre de 2008;

dicta la siguiente

Sentencia

 Antecedentes del litigio

A.      Aportación controvertida

1        El Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale (en lo sucesivo, «Helaba») es uno de los mayores bancos alemanes. Tiene estatuto jurídico de organismo de Derecho público. Desde el 1 de enero de 2001 los propietarios de Helaba son Sparkassen- und Giroverband Hessen-Thüringen, con una participación del 85 %, el Land Hessen (en lo sucesivo, «Land»), con una participación del 10 %, y el Land de Turingia, con una participación del 5 %. Helaba actúa como banco doméstico de los Estados federados de Hesse y Turingia e instituto central de las cajas de ahorros de estos dos Estados federados. Además, actúa como banco comercial, tanto en el mercado nacional como en los mercados internacionales.

2        El Hessischer Investitionsfonds (en lo sucesivo, «patrimonio especial») fue creado como activo especial del Land en 1970. Ofrece préstamos sin interés o a un tipo de interés reducido para proyectos de inversiones locales. Mediante una modificación legislativa de 13 de diciembre de 2002, el Hessisches Ministerium der Finanzen (Ministerio de Hacienda del Land) fue habilitado para transferirlo, total o parcialmente, a una entidad de crédito a título de participación financiera y en forma de participación sin voto en el sentido del artículo 10 de la Kreditwesengesetz (Ley relativa al crédito; en lo sucesivo, «KWG») o en otra forma reconocida por la normativa de vigilancia, en contrapartida de una remuneración acorde con el mercado.

3        A tal fin el Land y Helaba acordaron las condiciones en las que el patrimonio especial podía transferirse a Helaba. Según el proyecto del contrato, el activo especial debía aportarse a Helaba en forma de participación sin voto sin plazo de vencimiento (en lo sucesivo, «aportación controvertida») por un valor de 594 millones de euros y en contrapartida de una remuneración del 1,65 % de su valor nominal, del que había de deducirse la parte de la aportación necesaria para respaldar las actividades de préstamo vinculadas a proyectos de inversión locales del patrimonio especial. El proyecto del contrato no establece ninguna cláusula de aumento de intereses (en lo sucesivo, «cláusula de step-up») en virtud de la cual la remuneración aumenta transcurrido cierto tiempo.

4        Conforme a la cláusula 2 del proyecto del contrato, el derecho a la remuneración había de suspenderse si Helaba sufría pérdidas anuales, es decir, si su cuenta de resultados mostraba una pérdida en el ejercicio precedente, o en la medida en que el pago de la remuneración diera lugar a una pérdida contable anual. Las remuneraciones no abonadas habían de pagarse en los años siguientes siempre y cuando no hubiera pérdidas anuales y en la medida en que el pago de la remuneración no diera lugar a tales pérdidas. La aportación controvertida participa plenamente en las pérdidas, pero cualquier disminución de su valor debía ser compensada por Helaba en los años siguiente por un importe equivalente a su valor nominal. El pago de la remuneración de la aportación controvertida es prioritario en relación con el pago de dividendos sobre el capital social y a la dotación a las reservas.

5        Conforme a la cláusula 4 del proyecto del contrato, queda excluida la posibilidad de rescate de la aportación controvertida por parte del Land. A tenor del apartado 8 de esta cláusula, «en caso de procedimiento de insolvencia o de liquidación de [Helaba], la aportación [controvertida] sólo se restituirá después de haber satisfecho los créditos de todos los acreedores de [Helaba], incluidos los de los titulares de acciones de disfrute y los de los acreedores de otros capitales de garantía en el sentido del artículo 10, apartado 5 a, de la KWG, pero antes de los créditos de los titulares de participaciones en el capital social».

B.      Procedimiento administrativo y Decisión impugnada

6        Mediante carta de 4 de junio de 2004, la República Federal de Alemania notificó su intención de realizar la aportación controvertida y solicitó a la Comisión de la Comunidad Europea que declarara que no constituía una ayuda de Estado en el sentido del artículo 87 CE, apartado 1.

7        El 4 de agosto de 2004, la Comisión solicitó información complementaria, que la República Federal de Alemania aportó mediante escritos de 31 de agosto y de 7 de septiembre de 2004.

8        Mediante cartas de 29 de septiembre de 2004 la Comisión solicitó a la República Federal de Alemania, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 4, apartado 5, del Reglamento (CE) nº 659/1999 del Consejo, de 22 de marzo de 1999, por el que se establecen disposiciones de aplicación del artículo [88 CE] (DO L 83, p. 1), que diera su consentimiento para prorrogar el plazo de dos meses en el que debe llevar a cabo el examen previo de la medida notificada. Mediante carta de 7 de octubre de 2004, la República Federal de Alemania consintió la prórroga de dicho plazo hasta el 31 de diciembre de 2004.

9        Mediante cartas de 15 y de 22 de noviembre de 2004, la Comisión solicitó más información a la República Federal de Alemania.

10      Mediante carta de 21 de diciembre de 2004, la Comisión señaló a la República Federal de Alemania un plazo de 30 días para que le comunicara la información solicitada y declaró que consideraría retirada la notificación, en el sentido del artículo 5, apartado 3, del Reglamento nº 659/1999 si no recibía la información en el plazo señalado.

11      Mediante carta de 30 de marzo de 2005, la República Federal de Alemania proporcionó la información complementaria sobre la conformidad con el mercado. La Comisión solicitó información adicional mediante carta de 20 de mayo de 2005, a la que la República Federal de Alemania respondió mediante carta de 3 de junio de 2005.

12      Mediante Decisión C (2005) 3232 final, de 6 de septiembre de 2005, relativa a la transferencia del Hessischer Investitionsfonds a Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale en tanto que participación sin voto (en lo sucesivo, «Decisión impugnada»), la Comisión decidió, tras concluir la fase de examen previo, que la aportación controvertida no constituía una ayuda de Estado.

13      En la Decisión impugnada, la Comisión indica que, para examinar si la aportación controvertida confiere una ventaja a Helaba que pueda ser calificada de ayuda de Estado en el sentido del artículo 87 CE, apartado 1, procede aplicar el criterio del «inversor que actúa en una economía de mercado» (en lo sucesivo, «inversor privado») conforme al cual no constituyen ayudas las aportaciones de capital realizadas en condiciones en las que un inversor privado estaría dispuesto a ceder fondos a una empresa privada comparable. A este respecto, la Comisión se remite a la sentencia del Tribunal General de 6 de marzo de 2003, Westdeutsche Landesbank Girozentrale y Land Nordrhein‑Westfalen/Comisión (T‑228/99 y T‑233/99, Rec. p. II‑435; en lo sucesivo, «sentencia WestLB»).

14      Por lo que se refiere, en primer lugar, a la calificación jurídica y económica, la Comisión considera que la aportación controvertida es comparable a otras participaciones sin voto realizadas en el mercado y que, por consiguiente, el carácter conforme con el mercado de la remuneración acordada entre las partes puede apreciarse comparándola con la remuneración de dichas participaciones sin voto. A este respecto, la Comisión constata, en primer lugar, que la aportación controvertida fue expresamente calificada de participación sin voto en el proyecto del contrato. Afirma, en segundo lugar, que las condiciones de la aportación controvertida son comparables a la de las demás participaciones sin voto en que dicha aportación debe ser reembolsada antes que el capital social y en que el Land percibe la totalidad de la remuneración acordada, y no un dividendo proporcional a los beneficios. Añade que en el mercado existen participaciones sin voto sin plazo de vencimiento y sin cláusulas de step-up como la aportación controvertida y que el volumen de ésta no es inusual. Por último, en una nota a pie de página, se remite, por lo que se refiere a la calificación de la aportación, a su Decisión 2006/742/CE, de 20 de octubre de 2004, relativa a la ayuda estatal concedida por Alemania a Helaba (DO 2006, L 307, p. 1590), controvertida en el asunto que ha dado lugar a la sentencia del Tribunal General de fecha de hoy, Bundesverband deutscher Banken/Comisión (T‑163/05, Rec. p. I‑0000).

15      A continuación, la Comisión calcula la remuneración adecuada del capital que puede utilizar Helaba para respaldar la ampliación de sus actividades de crédito. A este respecto explica que, en el mercado, la remuneración de participaciones sin voto consiste en un tipo de referencia al que se le añade un incremento de remuneración (en lo sucesivo, «remuneración de la comisión de aval»). Sin embargo considera que, en el presente asunto, la parte correspondiente al tipo de referencia debe deducirse de la remuneración acorde con el mercado para tener en cuenta que la aportación controvertida no proporciona liquidez a Helaba. En cambio, entiende que el impuesto sobre actividades económicas (en lo sucesivo, «impuesto comercial»), que adeudan los inversores industriales y comerciales que desempeñan sus actividades en Alemania y que, en este asunto, debe ser abonado por Helaba porque el Land está exento, debe añadirse al tipo de remuneración pactado entre las partes puesto que forma parte de las cargas soportadas por Helaba a consecuencia de la aportación controvertida.

16      Por lo que se refiere al cálculo de la remuneración de la comisión de aval acorde con el mercado, la Comisión basa sus conclusiones en dos informes periciales de bancos de inversión y en el informe de una sociedad de censores de cuentas relativo a dichos informes. Habida cuenta de estos tres informes, la Comisión considera razonable partir de una remuneración de la comisión de aval de 65 a 90 puntos de base correspondiente al incremento comprobado en el mercado en el caso de participaciones sin voto emitidas en euros por entidades bancarias europeas, sin plazo de vencimiento y con cláusula de step-up.

17      La Comisión examina si procede aplicar incrementos o disminuciones de esta remuneración de la comisión de aval para tener en cuenta las particularidades de la aportación controvertida en comparación con las participaciones sin voto utilizadas como referencia para calcular dicha remuneración. A este respecto considera que procede aplicar un incremento de 30 a 40 puntos de base para tener en cuenta que la aportación controvertida, a diferencia de las participaciones sin voto y sin plazo de vencimiento utilizadas como referencia, no contiene ninguna cláusula de step-up. No obstante, opina que no es necesario aplicar un incremento ni por el hecho de que, tras la aportación controvertida, la proporción de participaciones sin voto en el capital propio de base de Helaba fuera de 57 %, y, por tanto, claramente mayor que la proporción de este tipo de instrumento en el capital propio de los bancos privados ni por el hecho de que la participación controvertida eleve la proporción de las participaciones sin voto de que el Land dispone en el capital propio de base de Helaba al 44 %. Por último, la Comisión considera potencialmente justificado un incremento de 10 puntos de base para tener en cuenta que la remuneración únicamente debe abonarse si Helaba obtiene beneficios anuales, pero no se pronuncia definitivamente sobre la cuestión puesto que tener en cuenta dicho incremento no altera la apreciación final.

18      Habida cuenta de todas estas consideraciones, la Comisión llega a la conclusión de que la remuneración acorde con el mercado de una aportación con la controvertida se sitúa entre el 1 y el 1,4 %. Por consiguiente, considera que el tipo de remuneración del 1,65 % acordado entre Helaba y el Land, al que se añade la carga que representa el impuesto comercial, no proporciona a Helaba ninguna ventaja y, por tanto, no puede ser calificado de ayuda de Estado.

19      Añade que, en mayo de 2005, Helaba vendió a inversores institucionales privados una participación sin voto sin fecha de vencimiento y sin cláusula de step-up, por un valor de 250 millones de euros y que esta aportación fue remunerada al tipo de 5,5 % anual. Explica que el tipo del 5,5 % se corresponde con los tipos de referencia (Tibeur o Mid-Swap; respecto al segundo, la Decisión impugnada precisa que, en la fecha de su adopción, era del 3,84 %) al que se le añadía la remuneración de la comisión de aval. Considera que las condiciones de esta participación sin voto confirman su criterio de que la remuneración pactada por la aportación controvertida es acorde con la remuneración en el mercado y con el hecho de que Helaba podría colocar participaciones sin voto en el mercado si no obtuviera la aportación controvertida.

 Procedimiento y pretensiones de las partes

20      Mediante escrito presentado en la Secretaría del Tribunal General el 26 de enero de 2006, el Bundesverband deutscher Banken eV (Federación de Bancos Alemanes) interpuso el presente recurso.

21      Mediante escritos presentados en la Secretaría del Tribunal General respectivamente los días 6 y 13 de junio de 2006, Helaba y el Land solicitaron intervenir en el presente procedimiento en apoyo de las pretensiones de la Comisión. Mediante auto del Presidente de la Sala Tercera del Tribunal General, de 14 de septiembre de 2006, se estimaron estas demandas de intervención. Las partes coadyuvantes presentaron sus escritos en los plazos señalados a tal fin. El demandante y la Comisión también presentaron sus observaciones sobre dichos escritos en los plazos señalados.

22      Dado que la composición de las Salas del Tribunal General fue modificada, el juez ponente fue destinado a la Sala Cuarta, a la que, por consiguiente, se ha atribuido el presente asunto.

23      Habida cuenta de la conclusión del mandato de uno de los miembros de la Sala, el Presidente del Tribunal General designó otro juez para completarla, en aplicación de lo dispuesto en el artículo 32, apartado 3, del Reglamento de Procedimiento del Tribunal General.

24      Mediante escrito de 20 de mayo de 2008 el Tribunal General instó a la Comisión a aportar determinados documentos, entre ellos la versión confidencial de la Decisión impugnada. La Comisión atendió este requerimiento dentro del plazo señalado.

25       Visto el informe del Juez Ponente, el Tribunal General (Sala Cuarta) decidió iniciar la fase oral.

26      En la vista de 9 de septiembre de 2008 se oyeron los informes orales de las partes y sus respuestas a las preguntas formuladas por el Tribunal General.

27      En esa ocasión se decidió, antes de dar por concluida la fase oral, permitir a la Comisión que respondiera por escrito a una de las preguntas formuladas por el Tribunal General. La Comisión presentó su respuesta y el demandante sus observaciones en los plazos señalados. La fase oral concluyó el 8 de octubre de 2008.

28      El demandante solicita al Tribunal General que:

–        Anule la Decisión impugnada.

–        Condene en costas a la Comisión.

29      La Comisión, apoyada por Helaba, solicita al Tribunal General que:

–        Declare la inadmisibilidad del recurso y, subsidiariamente, lo desestime por infundado.

–        Condene en costas al demandante.

30      El Land solicita al Tribunal General que:

–        Desestime el recurso.

–        Condene en costas al demandante.

 Fundamentos de Derecho

1.      Sobre la admisibilidad

31      La Comisión, apoyada por Helaba, alega que el recurso es inadmisible puesto que el demandante no está individualmente afectado por la Decisión impugnada.

32      Procede recordar que incumbe al juez apreciar si, en las circunstancias del caso de autos, una buena administración de la justicia puede justificar que se desestime el recurso en cuanto al fondo sin pronunciarse sobre la excepción de inadmisibilidad propuesta por la parte demandada (sentencia del Tribunal de Justicia de 26 de febrero de 2002, Consejo/Boehringer, C 23/00 P, Rec. p. I 1873, apartados 51 y 52, y sentencia del Tribunal General de 13 de septiembre de 2006, Sinaga/Comisión, T 217/99, T 321/00 y T 222/01, Rec. p. I‑0000, apartado 68).

33      En las circunstancias del presente asunto, el Tribunal General considera que procede pronunciarse en primer lugar sobre los motivos invocados por el demandante, sin dilucidar previamente la excepción de inadmisibilidad propuesta por la Comisión, ya que el recurso de anulación es, en cualquier caso y por los motivos que se exponen a continuación, infundado.

2.      Sobre el fondo

34      El demandante formula tres motivos basados, respectivamente, en la insuficiencia de motivación, en la infracción del artículo 87 CE y en la violación de sus derechos procesales a consecuencia de la no apertura por la Comisión del procedimiento formal de examen previsto en el artículo 88 CE, apartado 2.

 Sobre el motivo basado en la insuficiencia de motivación

35      El demandante alega que la Decisión impugnada adolece de insuficiencia de motivación en cuanto a la calificación de participación sin voto de la aportación controvertida para compararla con el mercado, en cuanto al cómputo del impuesto comercial, en cuanto a la deducción de los gastos de refinanciación y en cuanto al carácter acorde con el mercado de la remuneración.

 Sobre la calificación de la aportación controvertida

–       Alegaciones de las partes

36      El demandante alega que la apreciación de la Comisión que figura en el considerando 25 de la Decisión impugnada, según la cual la aportación controvertida «es comparable a otras participaciones sin voto acordes con el mercado», no está suficientemente motivada.

37      En primer lugar, el demandante critica que la Comisión base su apreciación respecto a la calificación de la aportación controvertida, en el proyecto del contrato sin resumir su contenido. Afirma que la Comisión se limitó a hacer referencia al hecho de que las partes de la aportación controvertida la calificaron, en el proyecto del contrato, de participación sin voto y que, por consiguiente, no motivó la posibilidad de comparar la aportación controvertida con otras participaciones sin voto acordes con el mercado.

38      En segundo lugar, alega que la Comisión no motiva su afirmación, que figura en el considerando 26 de la Decisión impugnada, de que la aportación controvertida debe reembolsarse, en caso de insolvencia o de liquidación, antes que el capital social, aunque el contrato relativo a la aportación controvertida en el asunto que ha dado lugar a la sentencia de fecha de hoy, Bundesverband deutscher Banken/Comisión (T‑163/05), citada en el apartado 14, establece que el reembolso de ésta no es prioritario en relación con el del capital social.

39      En tercer lugar, aduce que la afirmación que figura en el considerando 26 de la Decisión impugnada, de que el Land percibe «la totalidad de la remuneración mientras que el inversor en capital social sólo posee un derecho al pago de un dividendo proporcional a los beneficios» no es clara y no permite saber lo que la Comisión pretende acreditar haciendo esta comparación.

40      En cuarto lugar, alega que la Comisión no motiva sus afirmaciones contenidas en el considerando 27 de la Decisión impugnada, de que «existen participaciones sin voto sin cláusula de [step-up] en el mercado de capitales» y de que «el volumen de la participación sin voto de que se trata tampoco es inusual». El demandante afirma que si la Comisión deseara acreditar estas afirmaciones basándose en las emisiones de 1998 y de 1999 a las que hacía referencia en la Decisión 2006/742, debería haber hecho figurar la parte correspondiente de esta primera Decisión en la Decisión impugnada. Considera, además, que la Comisión no motivó por qué la situación en el mercado de capitales en 1998 y en 1999 era comparable a la existente en el momento de adopción de la Decisión impugnada, es decir, en verano de 2005. Alega asimismo que, en la Decisión 2006/742, la Comisión se limitó a reproducir los argumentos formulados por la República Federal de Alemania a propósito de las emisiones de 1998 y de 1999. En sus observaciones sobre los escritos de intervención añade que la Decisión impugnada no cumple la obligación de motivación puesto que, en su versión no confidencial, las participaciones sin voto mencionadas no son identificables debido al anonimato de los bancos.

41      En quinto lugar, aduce que la Comisión no motivó suficientemente su afirmación, contenida en el considerando 29 de la Decisión impugnada, de que la aportación controvertida proporciona al Land «diversas ventajas» en comparación con una inversión en capital social. A este respecto, el demandante alega que las afirmaciones de la Comisión son «superficiales», «parciales» y «carentes de contenido».

42      La Comisión, apoyada por Helaba, niega que la Decisión impugnada no esté suficientemente motivada por lo que se refiere a la calificación de participación sin voto de la aportación controvertida. El Land no ha formulado alegaciones a este respecto.

–       Apreciación del Tribunal General

43      Es necesario recordar que el alcance de la obligación de motivación depende de la naturaleza del acto de que se trate y del contexto en que ha sido adoptado. La motivación debe mostrar de manera clara e inequívoca el razonamiento de la institución, de manera que, por una parte, permita al juez comunitario ejercer su control de legalidad y, por otra, permita a los interesados conocer las razones que justifican la medida adoptada, para poder defender sus derechos y comprobar si la decisión es fundada o no (sentencia WestLB, citada en el apartado 13, apartado 278).

44      No se exige que la motivación especifique todos los elementos de hecho y de Derecho pertinentes, en la medida en que la cuestión de si la motivación de un acto cumple las exigencias del artículo 253 CE debe apreciarse en relación no sólo con su tenor literal, sino también con su contexto, así como con el conjunto de normas jurídicas que regulan la materia de que se trate (sentencia WestLB, citada en el apartado 13, apartado 279).

45      En particular, la Comisión no está obligada a pronunciarse sobre todas las alegaciones que los interesados aduzcan, sino que le basta con exponer los hechos y las consideraciones jurídicas que revisten una importancia esencial en el sistema de la decisión (sentencia WestLB, citada en el apartado 13, apartado 280).

46      Por lo que se refiere, en particular, a una decisión de la Comisión que considere que la medida notificada no constituye una ayuda, la obligación de motivación exige que se indiquen los motivos por los que la Comisión considera que la medida de que se trata no está incluida en el ámbito de aplicación del artículo 87 CE, apartado 1.

47      Por otra parte, según reiterada jurisprudencia, la obligación de motivación constituye una formalidad sustancial que debe distinguirse de la cuestión del fundamento de la motivación, pues esta última pertenece al ámbito de la legalidad del acto controvertido en cuanto al fondo (véase la sentencia del Tribunal General de 12 de septiembre de 2007, Italia/Comisión, T‑239/04 et T‑323/04, Rec. p. II‑3265, apartado 117, y jurisprudencia allí citada).

48      Por lo que se refiere, en primer lugar, a la crítica del demandante relativa al hecho de que la Comisión se base en el proyecto del contrato mientras que el contenido de éste no se reproduce en la Decisión impugnada y ni demandante ni el Tribunal lo conocen, basta constar que, aunque la Comisión no reproduzca textualmente las cláusulas del proyecto del contrato, menciona los distintos elementos que se desprenden de dicho proyecto en los que basa su apreciación jurídica, de forma que tanto el demandante como el Tribunal pueden conocer su razonamiento.

49      Respecto a la alegación de que la Comisión se limitó a hacer referencia a que las partes de la aportación controvertida la calificaron en el proyecto del contrato de participación sin voto, procede constatar, por una parte, que la Comisión no sólo se basó en la calificación que dieron las partes a la aportación controvertida y, por otra parte, que, aunque lo hubiera hecho, esta circunstancia no vicia a la Decisión impugnada de motivación insuficiente puesto que el extremo de si la Comisión puede calificar la aportación basándose únicamente en la calificación dada por las partes se refiere al fundamento de los motivos formulados por la Comisión, y no a su carácter suficiente.

50      En segundo lugar, por lo que se refiere a la supuesta falta de motivación de la afirmación de la Comisión de que, en caso de liquidación o de insolvencia, la aportación controvertida debe ser reembolsada antes que el capital social, procede señalar que dicha afirmación corresponde a la mera constatación de un elemento que se desprende del proyecto del contrato (véase el apartado 5) y que, por consiguiente, no tiene que ser motivada. Las dudas expresadas por el demandante respecto a si esta constatación es o no errónea no se refieren al carácter suficiente de la motivación de la Decisión impugnada, sino a su fundamentación y, en particular, a la exactitud material de los hechos en los que se basó la Comisión.

51      Por lo que se refiere, en tercer lugar, a la motivación de la afirmación de la Comisión de que el Land obtiene «la totalidad de la remuneración mientras que el inversor en capital social sólo posee un derecho al pago de un dividendo proporcional a los beneficios», basta constatar que, leyendo la frase completa del considerando 26 de la Decisión impugnada, resulta evidente que indica que el Land recibe «al igual que el inversor en una participación sin voto en el mercado de capitales» la totalidad de dicha remuneración, que la Comisión consideró que la forma de remuneración acordada por la aportación controvertida era característica de las participaciones sin voto y no del capital social y que esta circunstancia, entre otras, aboga por calificar la aportación controvertida de participación sin voto. Las dudas expresadas por el demandante respecto a si la forma de remuneración acordada por la aportación controvertida es efectivamente característica de las participaciones sin voto no se refiere a la motivación de la Decisión impugnada, sino a su fundamentación.

52      En cuarto lugar, por lo que se refiere a las afirmaciones de la Comisión de que «en el mercado de capitales existen participaciones sin voto sin cláusula de [step-up]» y de que «el volumen de la participación sin voto de que se trata no es […] inusual», basta señalar que la Comisión se limitó a constatar dos circunstancias que se desprenden claramente de la información proporcionada por los informes periciales y, especialmente, de las transacciones realizadas en el mercado a las que hace referencia en los considerandos 49 y 56 de la Decisión impugnada. La remisión a la Decisión 2006/742 que figura en la nota a pie de página no se refiere a estas dos constataciones de hecho sino al conjunto del razonamiento de la Comisión respecto a la calificación de participación sin voto de la aportación controvertida para comparar la remuneración acordada con la del mercado. Puesto que la Comisión no basó estas afirmaciones en los datos del mercado relativos a 1998 y a 1999, no tenía que motivar por qué consideró la situación del mercado en 1998 y en 1999 comparable a la que existía en la fecha de adopción de la Decisión impugnada.

53      Respecto a la alegación de que la Comisión no podía remitirse a la Decisión 2006/742 y debería haber reproducido en la Decisión impugnada los pasajes pertinentes de esta Decisión, procede constatar que esta alegación queda desvirtuada por la jurisprudencia conforme a la cual una Decisión está suficientemente motivada si se remite a un documento que ya obra en poder del destinatario y contiene los elementos en los que la institución basó su decisión (en este sentido, véase, por analogía, la sentencia del Tribunal General de 24 de abril de 1996, Industrias Pesqueras Campos y otros/Comisión, T‑551/93, T‑231/94, T‑232/94, T‑233/94 y T‑234/94, Rec. p. II‑247, apartado 144), como sucede en el presente asunto, puesto que el demandante recibió una copia de la Decisión 2006/742 en el momento de su adopción, varios meses antes de que se adoptara la Decisión impugnada.

54      En lo que atañe a la alegación basada en la insuficiencia de motivación de la Decisión impugnada ya que las participaciones sin voto utilizadas a efectos de comparación no son identificables debido al anonimato de lo bancos emisores, procede señalar que el demandante critica, en realidad, el carácter incompleto de la versión no confidencial de que disponía en el momento de interponer su recurso, y no la motivación de la Decisión impugnada como tal. Por otra parte, procede señalar que, en el presente asunto, la ocultación de determinados datos en esta versión no impedía al demandante defender sus derechos y comprobar la fundamentación de la Decisión impugnada. En efecto, por una parte, aunque los nombres de los bancos emisores de las aportaciones de que se trata estén ocultos, la versión no confidencial de la Decisión impugnada contiene, de forma suficientemente comprensible, los elementos de apreciación que permitieron a la Comisión definir su postura. Por otra parte y en cualquier caso, la versión confidencia de la Decisión impugnada, como fue notificada a la República Federal de Alemania, fue comunicada al demandante en el procedimiento (véase el apartado 24), sin que fuera objeto de nuevas observaciones basadas en los pasajes de que se trata.

55      En quinto lugar, por lo que se refiere a la apreciación de la Comisión de que la aportación controvertida presenta ventajas para el Land en comparación con una inversión en capital social, procede señalar que el demandante, al indicar que las afirmaciones de la Comisión son «superficiales», « parciales» y «carentes de contenido», no pone en entredicho, en realidad, que la motivación sea suficiente, sino que la apreciación esté fundada.

56      En estas circunstancias, procede considerar que la Decisión impugnada no adolece de motivación insuficiente por lo que se refiere a la calificación de la aportación controvertida.

 Sobre el cómputo del impuesto comercial

–       Alegaciones de las partes

57      El demandante alega que la Decisión impugnada no contiene motivación alguna respecto a la apreciación que figura en el considerando 36, conforme a la cual «un inversor institucional que opera en una economía de mercado habría […] exigido una remuneración mayor que el Land para compensar la carga que soporta a consecuencia del [impuesto comercial]» y Helaba, por su parte, habría estado completamente dispuesta a pagar este incremento de la remuneración a tal inversor».

58      La Comisión, apoyada por Helaba, niega que la Decisión impugnada no esté suficientemente motivada respecto al cómputo del impuesto comercial como carga que debía soportar Helaba a consecuencia de la aportación controvertida. El Land no ha formulado alegaciones a este respecto.

–       Apreciación del Tribunal General

59      Procede señalar que, en el presente asunto, la Comisión se ha limitado a aplicar la conclusión a la que había llegado en la Decisión 2006/742 respecto a la aportación controvertida en dicho asunto. Como se desprende de lo antedicho (véase el apartado 53), esta Decisión ya obraba en poder del demandante.

60      Pues bien, el examen de la Decisión 2006/742 y de las alegaciones del demandante relativas al error manifiesto de apreciación en que supuestamente incurrió l a Comisión a este respecto, contenido en los apartados 188 a 192 de la sentencia de fecha de hoy, Bundesverband deutscher Banken/Comisión (T‑163/05), citada en el apartado 14, no ha revelado la existencia de motivación insuficiente que impida al demandante impugnar dicha Decisión o a este Tribunal analizar su fundamentación.

61      De ello se desprende que, en cualquier caso, la Decisión impugnada está en la línea de una práctica en la adopción de decisiones conocida por el demandante y, consiguientemente, podía ser motivada de manera sumaria (en este sentido, véase la sentencia del Tribunal de Justicia de 26 de noviembre de 1975, Groupement des fabricants de papiers peints de Belgique y otros/Comisión, 73/74, Rec. p. 1491, apartado 31).

 Sobre la deducción de los gastos de refinanciación

–       Alegaciones de las partes

62      El demandante alega que los considerandos 37 a 41 de la Decisión impugnada no permiten conocer los criterios en los que se basó la Comisión para llegar a la conclusión de que Helaba soporta de hecho gastos de refinanciación adicionales en comparación a los que debería soportar si hubiera recibido una participación sin voto líquida, por un importe equivalente al tipo de refinanciación bruto, ni comprender por qué el carácter fiscalmente deducible de la remuneración justifica la deducción de los gastos de refinanciación.

63      La Comisión, apoyada por Helaba, niega que la Decisión no esté suficientemente motivada respecto al hecho de tener en cuenta que Helaba soporta, en el presente asunto, gastos de refinanciación adicionales. El Land no ha formulado alegaciones a este respecto.

–       Apreciación del Tribunal General

64      Procede señalar que, como indica el demandante en su recurso, en el presente asunto la Comisión se ha limitado a aplicar la conclusión a la que había llegado en la Decisión 2006/742 en relación con la aportación de que se trataba en dicha Decisión.

65      En estas circunstancias y puesto que el Tribunal ha considerado en su sentencia de fecha de hoy, Bundesverband deutscher Banken/Comisión (T‑163/05), citada en el apartado 14, que la Comisión había motivado suficientemente su conclusión (véanse los apartados 265 a 267 de dicha sentencia), procede desestimar las alegaciones del demandante relativas a la supuesta falta de motivación de la Decisión impugnada puesto que ésta podía ser comprendida, en cualquier caso, a la luz de la motivación contenida en la Decisión 2006/742 (véase el apartado 61).

 Sobre el carácter conforme con el mercado de la remuneración acordada entre el Land y Helaba

–       Alegaciones de las partes

66      El demandante alega que los motivos expresados por la Comisión para llegar a la conclusión de que la remuneración acordada entre el Land y Helaba era conforme con el mercado son insuficientes. A este respecto aduce que la afirmación que figura en el considerando 69 de la Decisión impugnada, de que el hecho de que las participaciones sin voto representen una parte importante del capital propio de base produce el efecto de aumentar las posibilidades de recurrir a dichas participaciones «en lugar del capital social», es insuficiente y contradictoria con su afirmación de que, en caso de insolvencia, las participaciones sin voto deben reembolsarse antes que el capital social. Entiende asimismo que la afirmación de la Comisión que figura en el considerando 73 de la Decisión impugnada, de que el Land ejerce una considerable influencia en la determinación del perfil de riesgo de Helaba, no está motivada y que la Comisión no explica si las condiciones de emisión de 500 millones de euros que menciona en el considerando 74 de la Decisión y que fue suscrita por un único inversor son comparables a las de la aportación controvertida, de manera que ni el demandante ni el Tribunal pueden comprobar si estas dos aportaciones son comparables.

67      La Comisión, apoyada por Helaba, niega que la Decisión impugnada no esté suficientemente motivada en cuanto al carácter conforme con el mercado de la remuneración acordada por la aportación controvertida, El Land no ha formulado alegaciones a este respecto.

–       Apreciación del Tribunal General

68      Respecto a la afirmación de la Comisión de que el hecho de que las participaciones sin voto representen una parte importante del capital propio de base aumenta las posibilidades de recurrir a dichas aportaciones «en lugar del capital social», procede señalar que, aunque su formulación no sea perfecta, de la lectura del conjunto de la Decisión impugnada se deduce claramente que la Comisión, al realizar esta afirmación, no pretendía definir el orden de prioridad entre el capital social y las participaciones sin voto en caso de insolvencia, sino indicar que el riesgo de que el capital social no sea suficiente en caso de dificultades económicas es mayor cuando las participaciones sin voto representan una parte importante del capital social de base. Por consiguiente, esta afirmación no impide al demandante impugnar la Decisión ni al Tribunal controlar su legalidad.

69      Respecto a la afirmación de la Comisión de que el Land ejerce una influencia considerable en la determinación del perfil de riesgo de Helaba, procede señalar que la Comisión ha explicado, en el considerando 73 de la Decisión impugnada, cuál era el fundamento de esta afirmación. Aunque esta explicación se ocultó en la versión no confidencial de la Decisión impugnada de que disponía el demandante el día en que interpuso su recurso, la Comisión presentó, a instancias del Tribunal, la versión confidencial de esta Decisión, que fue comunicada al demandante antes de la vista (véase el apartado 24). En estas circunstancias procede considerar que el demandante ha podido defender sus derechos.

70      Respecto al hecho de que la Comisión no explique si las condiciones de la emisión de 500 millones de euros que fue suscrita por un único inversor son comparables a las de la aportación controvertida, procede observar que se desprende de la Decisión impugnada que la Comisión cita este ejemplo para mostrar que existen casos en los que un inversor concentra sus riesgos en una única empresa. Pues bien, la cuestión de si el hecho de que no quepa esta concentración de riesgos en una única empresa basta para considerar conforme con el mercado la remuneración acordada entre el Land y Helaba no se refiere a la motivación de la Decisión impugnada, sino a su fundamentación.

71      En estas circunstancias, procede considerar que la Decisión impugnada no adolece de motivación insuficiente por lo que se refiere a la conformidad con el mercado de la remuneración acordada por la aportación controvertida.

72      Por tanto, se desestima el motivo basado con la falta de motivación de la Decisión impugnada.

 Sobre el motivo basado en la infracción del artículo 87 CE

 Alegaciones de las partes

73      El demandante alega que la Comisión ha infringido el artículo 87 CE al considerar que la remuneración acordada por la aportación controvertida es conforme con el criterio del inversor privado y, consiguientemente, no constitu

 

Hosting por cortesía de la Cámara de Comercio Ibero-Rusa (CCIR)